La cuerda mágica





Kuxam Suum.

He viajado para verme en ti
¿acaso quisieras mirarte en mis ojos?
Pues lo que mi corazón anhela
Solo puede ser saciado por tu mirada.

Sané cuando abriste la puerta y arrojaste
a este mendigo el mendrugo de tu gracia
ahora tu gracia adorna todos los reflejos
¡qué mas puede desear un mendigo!


Han dicho los abuelos mayas de una cuerda mágica que permitía a los guerreros viajar al lugar-tiempo a dónde la sincronía les llamaba. Tal cuerda mágica inalámbrica la ubicaban en el ombligo y le llamaban Kuxam Suum. El ensueño y el intento son sus señales.

Sacbé le llamaron al camino blanco donde todas las formas e imágenes son percibidas en su blancura esencial. Un espejo cristalino emanando imágenes y formas de todos colores. La videncia es su señal.

Hunab K’u. Así llamaron a la vibración que penetra todas las imágenes y formas. El acecho es la señal.

Y eso es todo lo que necesitamos saber.

  1. El Tolteca tiene como señal que todo lo saca de su corazón, es un filósofo práctico no especulativo.
  2. El Tolteca descubre en la vibración, palabra, hecho energético los elementos esenciales del arte de vivir.
  3. El Tolteca peregrina para relajar la estructura de lo conocido, peregrina para ofrendar expectativas y temores, peregrina reconociendo la familia ancestral en todas sus relaciones. El Tolteca peregrina sin meta. Paso a paso la meta se revela.
  4. Decir Tolteca es solo una forma de hablar, es solo una forma de caminar. También podemos llamarlo Halach Uiniq, Men – la humanidad verdadera.
  5. El Tolteca llama humanidad a todo lo que es perceptible.

    Paradójicamente aceptamos la posibilidad de un programa sobre todo para los que no son Toltecas.

1 comentarios:

  1. Anónimo says

    Entonces soy Tolteca observante, bueno, por algo se empieza