Marcha por Wirikuta - México DF



27 de octubre 2011. Paseo de la Reforma, México DF


Para el movimiento en defensa de Wirikuta, la semana pasada fue intensa. Meses de trabajo culminaron en una serie de eventos importantes en la Ciudad de México: conferencias de prensa, eventos culturales, una marcha/peregrinación por Reforma, y la entrega de una carta en Los Pinos. Esta etapa de la campaña para impedir la explotación minera por parte de la canadiense First Majestic Silver en territorio sagrado, cumplió su cometido de atraer una amplia cobertura mediática – por ejemplo, este reportaje en el noticiero de Denisse Maerker:





Pero la marcha/peregrinación del jueves, por sí sola, fue un acontecimiento mayor.

Unos doscientos wixáritari de todas las comunidades la encabezaban, ataviados para la ocasión con sus trajes bordados. Los seguíamos alrededor de dos mil simpatizantes mestizos. Muchos iban cargando ‘ojos de dios’ hechos por ellos mismos, como se solicitaba en la convocatoria. Este detalle fue muy significativo, porque los comuneros y comuneras wixáritari suelen ser celosos de sus elementos tradicionales y sagrados, pero en esta ocasión eran ellos quienes llamaban a fabricar tsikuris u ‘ojos de dios’ a la manera tradicional.

Por efecto de una causa común, lo tradicional había desbordado los límites de la comunidad wixárika; o visto de otra manera, fueron los límites de la comunidad los que se ensancharon para abarcar a más personas. Lo mismo parecían indicar las camisas, los trajes bordados, los morrales, las joyas y los paliacates wixáritari que varios llevábamos.

Muchos alzaban pancartas exigiendo respeto a Wirikuta, no sólo por el impacto ambiental de la mina, ni por la violación flagrante a leyes y pactos nacionales e internacionales, ni por el absurdo de priorizar la creación de quinientos empleos por encima de la preservación del tejido social y del ecosistema; sino porque Wirikuta es el corazón del universo. La presencia de este último argumento en las pancartas de los mestizos fue contundente: una prueba de que el entendimiento puede ser más poderoso que la supuesta barrera entre cosmovisiones diferentes.

27 de octubre 2011. Paseo de la Reforma, México DF

Entre los contingentes que se sumaron a la marcha iban grupos de danza azteca, con todo y penachos, sonajas, cascabeles, incienso, cantos y tambores que iban marcando los ritmos del avance. Pero salvo su presencia, lo indígena de la ocasión era muy diferente a una mística azteca. No se danzaba en recuerdo de un imperio caído. No se andaba el asfalto por nostalgia de la Tenochtitlán sepultada debajo. No se conmemoraba un mítico viaje hacia un águila sobre un nopal. Se danzaba y se marchaba en las calles de la capital del país, protestando porque un centro espiritual, cultural y biológico, plenamente vivo y vigente, corre grave peligro, pero está a tiempo de ser salvado.


27 de octubre 2011. Paseo de la Reforma, México DF

“Nos piden documentos, pero se olvidan de que el verdadero documento vivo somos nosotros, porque nuestro sitio no es una ruina, sino que es un lugar que ha estado vivo, y sigue vivo – y se va a mantener vivo”, dice este joven en CU (aunque acto seguido enumera los mentados documentos que avalan la lucha).



Días después de la marcha, un miembro del Comité de Simpatizantes de Guadalajara comentó que quería agradecer a First Majestic Silver, “porque ahora existen muchas más personas que saben qué es Wirikuta, y que el nombre original de los “huicholes” no es “huicholes”. También me ha permitido encontrar Seres Humanos excelentes y me ha permitido ser testigo del despertar de la humanidad, del comienzo de una nueva Tierra”.

Todavía queda mucho por hacer; el gobierno no ha retirado las concesiones. El movimiento en defensa de Wirikuta sigue creciendo, y vienen más acciones. En febrero varios artistas – Manu Chao, Calle 13, Aterciopelados, Café Tacuba y Los Tigres del Norte, entre otros – estarán presentes en el “Wirikuta Fest”. Continuarán las convocatorias a sumarse en @venadomestizo y el blog del Frente en Defensa de Wirikuta.

Por: Mar Estrada
Fuente: El blog de ANCA
31 de octubre del 2011

0 comentarios: