El retorno de los Kogis II


Una comitiva de los Kogi, hombres iniciados, y alguno de los Mamos reciben al Mensajero (así nombran al reportero de la BBC) antes de que cruce el puente por donde se llega a ese mundo. Ningún hermano menor ha pisado esos caminos en los que el tiempo no tiene señorío, senderos formados por milenarias baldosas donde aún se sienten los pasos de los formadores. El puente está construido con un enorme tronco sobre el cual se cruza el abismo que separa los dos mundos. El transeúnte se apoya en sendos pasamanos formados por lianas y troncos caídos de los árboles.

Dice el anciano Mamo:


“Al principio la Gran Madre dividió el mundo. A ustedes (hermanos menores) los envió muy lejos, lejos, lejos, y a nosotros nos colocó en este lugar. Y ahora los hermanos menores regresan del otro lado del mundo y empiezan a destruirlo todo y a matarnos. Están aquí de nuevo. Los hermanos menores tienen que aprender de los hermanos mayores. Quisiéramos que los hermanos menores se quedaran fuera de este espacio. Por eso construimos el puente. Cada uno de los soportes de este puente es como uno de los nueve mundos y deben mantenernos aparte, aparte, aparte. Así es como debería ser, así quisiéramos que pasara. Los hermanos menores suben la montaña y nosotros nos retiramos aún más lejos. Nos quitaron las tierras de abajo, las cercanas a ustedes.
Hace mucho tiempo se les dijo a los hermanos menores que deberían permanecer en su lugar, allá. Pero nunca escuchan. Siguen tratando de llegar hasta acá. Deben detenerse”

En la comunidad Kogi el poder de los Ancestros se mantiene porque cada hombre hace lo que se indica que debe ser hecho y sus cargos son confirmados mediante la visión. Están los Guardianes, los Comisionados y los Mamos. Cada grupo tiene una función asignada desde tiempos inmemoriales. “Mamo” quiere decir “el Sol”. Los Mamos son los iluminados, ellos guardan la comunidad y mantienen su pureza.

“Les hablo en nombre del Sol”
–dice un anciano ante la cámara y frente a Guardianes y Comisionados.
“Lo voy a decir a todos los Hermanitos Menores de forma que puedan entenderlo. No es un mensaje sólo para aquellos que llegan hasta acá, para los que han venido hasta acá, sino para todo el mundo; que todo el mundo escuche y entienda esta advertencia que les hago.”

“Ella habló. La Gran Madre habló. Habló lo que es correcto y lo que es equivocado y todavía no hemos entendido lo que es vivir de acuerdo con lo correcto y lo incorrecto. Recordamos una enseñanza y vivimos de acuerdo con ella. Gran Madre habló y habló y nos dio todo lo que necesitamos para vivir pero su enseñanza ha sido olvidada.”

“Ahora le están sacando el corazón, están escarbando sus entrañas, le están cortando el hígado, la están haciendo pedazos, desgarrándola. Gran Madre también tiene boca, tiene ojos y oídos. Se los están cortando. Si alguno de ustedes pierde un ojo o un oído se pone triste. Gran Madre también se pone triste. Si no paramos de escarbar y escarbar, el mundo se va a terminar.”

“Los Hermanos Menores saben, así como nosotros sabemos, que el agua allá abajo, en el interior de la tierra se está secando. No digan que nosotros somos responsables: ustedes son los responsables. Nosotros estamos haciendo nuestro trabajo en forma correcta, pero ni ustedes ni nosotros podemos evitar que el mundo se termine, ¿no es así? Nosotros trabajamos para cuidar el mundo. Les advertimos: dejen de cavar y robar el oro de la tierra; están llevando el mundo a su fin.”

3 comentarios:

  1. Anónimo says

    Y cómo le hago para ver el video.... mi querido sebas....
    Atte. El chelelo agradecido


    Anónimo says

    En realidad, se trata de un largo metraje, carnaleiro. La traducción se limita a aquello que parece hacer eco a la situación en Wirikuta. Procuraré sacar copia para dársela pues la que tengo es propiedad del Feje Castillejos.


    Anónimo says

    gracias.... y buen camino en estos días de fiesta