El retorno de los Kogis III


Habla el anciano:

Los hermanos menores “se preguntan: “¿De verdad podemos destruir todo el mundo?”. Sé que lo piensan. Quiero hablarles y decirles toda la verdad a los hermanos menores: si continúan haciendo lo mismo que hacen ahora y no cambian, ya verán lo que pasa, ya lo verán. Yo no sé cuándo se vaya a acabar el mundo, pero sé que lo están destruyendo. Le están quitando todo, le están sacando los dioses que viven dentro… (hace pausa), el sol, las estrellas…(pausa)… "el mundo se volverá negro, ¡Sí¡!¿ Qué van a decir cuando todos nosotros, los Mamos, hayamos muerto y no haya quien haga nuestro trabajo!?, ¿qué pensarán?, porque entonces la lluvia no caerá desde el cielo, todo se volverá cada vez más y más caliente, ya no crecerán los árboles, ni las siembras, o, ¿estoy equivocado acaso y de todas formas van a crecer?” “Los hermanos menores están violando constantemente todas las cosas”, dice el anciano refiriéndose a la tala de árboles frutales y la contaminación de las aguas.

Cuando lo escucho, recuerdo las palabras de los ancianos huicholes que durante el encuentro por la defensa de Wirikuta en la ciudad de México hace unos días nos decían lo mismo, casi con las mismas palabras.

El anciano Kogi continúa: “Siguen abriendo minas y perforando para llevarse el petróleo, están destruyendo todo orden y dañando al mundo. Les decimos ahora: abran sus ojos, escuchen lo que les dicen los Mamos y sepan lo que realmente somos”.

Tal vez nosotros no creamos que los Kogi, como otros pueblos ancestrales, han sido los guardianes de la Abuela Tierra durante siglos. Ellos sí lo creen.

Las sonajas y flautas acompañan la voz del anciano:

“Al principio sólo estaba el mar, la obscuridad. No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas. Sólo el mar, que es la Madre. Pero la Madre no era una persona, no era nada, nada absolutamente. Era lo que era, Espíritu. Era memoria y posibilidad. Queremos explicarles estas cosas, no amenazarlos ni insultarlos. Queremos mostrarles cómo éramos, cómo trabajamos, cómo ofrecer el tributo a la Abuela. Sepan que estamos trabajando por ustedes también, hermanos menores."

Los Mamos trabajan no sólo para los Kogi sino para toda la gente del mundo. Se mantienen firmes en el cuidado de todos los seres del mundo. Ellos cuidan de todo.

Parafraseando a un poeta y agradeciendo a los que saben qué va a pasar, su servidor avisa: "somos tan pobres
lo único que tenemos son los Sueños
y los hemos esparcido a sus pies
así pues, caminen con cuidado".

4 comentarios:

  1. Anónimo says

    Interestante!

    http://www.stevepavlinaespanol.com


    Caminante del Sur says

    Sebastian, estoy visitando la Sierra de Santa Marta a fines de Febrero.. vives por allá? Un abrazo de Chile


    Jesus Carlos Castillejos says

    Caminante.

    A Sebastian lo conoces, es Mexicano luce barba blanca habla francés al estilo Canadiense. Les visitó en el primer Raíces... le gusta el vino.
    Supongo que Mamo Lorenzo será un buen Guía por allá..
    Un abrazo


    Jesus Carlos Castillejos says

    Caminante.

    A Sebastian lo conoces, es Mexicano luce barba blanca habla francés al estilo Canadiense. Les visitó en el primer Raíces... le gusta el vino.
    Supongo que Mamo Lorenzo será un buen Guía por allá..
    Un abrazo