Teonanacayotl



SEIS ETZNAB o TIJAX

Empieza a obscurecer en la montaña. Millares de grillos alternan con la cascada sonora del cenzontle mensajes misteriosos, casi secretos. Los sentidos, relajados, disfrutan el concierto. El coro de los grillos matiza la majestuosa narración que el aliento del ave del atardecer anuncia: "lo que está detrás de la quietud, lo que está más acá de la búsqueda, es lo mismo. Ya llegasteis".

Lo que unifica ve la dualidad y sonríe. Lo que divide, ve la unidad y le encanta.

1 comentarios:

  1. Ignacio Muñoz Cristi says

    Agradecido por el resplandor inefable... esa lectura fue como caer en una inescapable trampa para osos, donde la unidad es la jaula de la libertad. Adentro es afuera.