Una aguila blanca



Ya han pasado varias horas desde que empezamos nuestro viaje, y a pesar del cansancio, la ilusión y la alegria siguen siendo grandes aliados a las ganas inmensas de llegar a nuestro destino.

Es el principio de la primavera, y en un pequeño poblado cercano a la ciudad de Cuernavaca, se celebra con gran algarabia la fiesta patronal local. Los ancianos han dicho que este lugar es un paso obligatorio para aquellos que todavia creen que los caminos del corazón siguen palpitando en este mundo y en este tiempo. Fieles a nuestra búsqueda, recordamos con atención y respeto la recomendación de que vamos a un lugar sagrado y como tal, solo cabe el entregarse por completo.

Nuevamente siento la emoción de pisar un suelo mágico, lo inesperado puede pasar, y porque no, hasta podría abrir mi corazón . El sonido de los tambores empiezan a agitar mi percepción, la geometría sagrada y el movimiento del cuerpo han fundido al hombre con lo divino desde tiempos inmemoriales, y este es el tiempo y el lugar para re-crear y atestiguar aunque sea por unos instantes una leyenda.

El sonido hace presa de mi, es el momento de dejar en este espacio los fantasmas, los problemas, los vicios que todavia creo que son mios y darle paso a mi verdadero rostro.

Aunque trato de poner mi corazón en mis movimientos, me siento muy torpe, y al pasar el tiempo, el cansancio se apodera de mi, el viaje ha causado estragos en mi cuerpo y parece que ya no puedo mas.

Pongo mas atención sobre el sonido y de pronto, escucho un zumbido, parece venir de fuera, pero también parece venir de dentro mi ser. Un frío recorre mi cuerpo, parece que voy a caer, y de pronto, lo entiendo, lo que tantas veces me dijeron: “La autocompasión es uno de los grandes cánceres de la humanidad, la autocompasión te destruye y pone de manifiesto las debilidades del ser humano”, muchas veces asentí que lo entendía, muchas veces dije que eso ya no era cierto para mi y de pronto, como un balde de agua fría, me doy cuenta que la autocompasión todavía se alimenta en mi.

Me doy cuenta que ha sido un gran lastre en mi vida, en cada instante ha estado en mi, y me da coraje, me enciende, nunca lo habia sentido, nunca lo noté, hasta este momento en el cual me derrumbo, o mas bien se derrumba ella, inmediatamente me doy cuenta que a partir de ahi, se puede cambiar, no se como explicarlo, simplemente lo hago, y empieza a funcionar, ya no me siento cansado, ya no me pesa entregarme al espiritu, ahora si puedo danzar con el corazon!!!

Lo que creía que habia acabado, es apenas el principio, la alegria se extiende durante varias horas, y ahora me siento mas fuerte que cuando llegué, el milagro está sucediendo!!!

Lentamente, se empieza a disipar todo mi alrededor, parece que la neblina ha surgido donde no debería, ya no estoy más en el atrio de una iglesia, veo a mi alrededor y veo con sorpresa a varias personas, niños, adultos, ancianos; todos vestidos de manera muy extraña, pudiera decir que son romanos, pudiera decir que son toltecas, pudiera decir que son celtas, no atino a reconocer su verdadero origen, su vestimenta parece ser de manta, extrañas grecas doradas acompañan puños, faldas, pantalones. Todos parecen muy contentos, a mi izquierda hay una carreta de madera a la usanza del siglo XIX, a mi derecha veo una anciana-joven, anciana por su cabello pero toda ella exhuda una gran energia y fuerza, podría decir que es una jefa sioux, la mas grande de todas, ella mira hacia un lugar parecido a una cancha de Frontenis, pero hecha de un tipo de piedra, mucha gente se encuentra ahi, y lo que miro, me asombra mas que nada y es que todos se mueven de acuerdo al movimiento de una gran aguila blanca que vuela sobre sus cabezas, una gran aguila blanca que emite una gran luz, mi emoción es grande, mi ser se empieza a mover de acuerdo a sus movimientos, estoy al borde de las lagrimas y me doy cuenta que ya es el tiempo, ya es el tiempo de vivir de acuerdo a los movimientos del aguila, ya es la hora de escuchar nuestro corazón, El tiempo de Dios ha llegado!!! y eso, simplemente, me hace llorar de emoción!!!

1 comentarios:

  1. sara says

    las flores constante medicina...el perfume en las palabras tambien poliniza corazones, gracias.