Constelación del mono



BATZ Constelación del mono
Del 31 de diciembre al 27 de enero


Mono sabio tejes en punto de cruz,
Cruzando las hebras de tiempo y espacio
Abres la memoria de la unidad
Eres recuerdo de viejos santuarios, del origen y el fin
De raíces ancestrales con olor a eternidad
Restableces el círculo sagrado
al unirte en el reflejo añorado
Sembrando el intento del cuerpo de luz


Abuelos Batz, creadores de si mismos, del hilo del tiempo que se desenrolla del carrizo, dando una aparente continuidad al flujo energético, dibujando la pintura, al manifestar, la esencia de la atención en el espacio. Alumbrando simultáneamente las posibilidades infinitas y la unidad.

El Mono tiene el poder del intelecto y de resonar cual carcajada Cósmica, así que armoniza e inspira la comunicación, ilumina el entendimiento, sincronizando con el ritmo y lenguaje de todas sus relaciones, lo que le da la capacidad de unirse con las fuentes cósmicas mas elevadas, las que están conectadas con el conocimiento silencioso, y de saltar por todas las dimensiones del árbol sagrado.

El aullido de los abuelos mono activa la memoria ancestral, nos permite recordar el tejido del tiempo y actualizar la vivencia y sentimiento de la unidad; nada esta separado, excepto en la percepción. Tenemos el mismo origen y el mismo fin, somos rostros diversos del gran espíritu.

Es un buen tiempo para extender la red de relaciones hacia todos los reinos, para reconocernos en todos los espejos, para que cada reflejo sea nuestro maestro. Acercar la naturaleza al corazón, diluyendo la frontera entre adentro y afuera; incluyendo, intentando realizar "Yo soy tu, Tú eres yo".

Recordar la eternidad y la forma de tejer en el tiempo, descubrir que viajamos en un sueño luminoso, canalizar y servir de puente de luz, es la enseñanza de los abuelos Batz.

Podemos abrirnos a esta enseñanza si nos rendimos y relajamos, aceptando profunda- mente la no separación, la unidad, aunque aparezca como dual.

Entonces nos hacemos medicina cultivando el corazón. El corazón se vuelve túnel, espejo por donde viaja la conciencia a todas las dimensiones, se rompe la continuidad del tiempo, dando paso al eterno presente.

Entregamos nuestra manta vacía al tejedor de Luz, contenemos la semilla potencial de todos los seres y de todas las posibilidades, estamos en condiciones de decir, hágase en mi, tu voluntad.

En este ciclo bebemos sabiduría de las aguas del tiempo, probamos la eternidad del principio y del final de la espiral sagrada, nos permitimos morir, renacer, y dar gracias por lo realizado.

Se sugiere incluirnos en el bordado energético del calendario sagrado, fluir acompasados en este tejido de energía, recreando nuestra vida, momento a momento.

El 15 de enero, luna llena, es un día propicio para sembrar el intento del cuerpo de luz.

1 comentarios:

  1. jesus ullman says

    muy bueno que mas gente siga tratando de entender la cultura maya que es una de las cultura mas sabias que piso el planeta tierra!!!