Constelación del faisán




Kutz luna / constelación del Faisán
Del 5 de noviembre al 2 de diciembre.

Entro al fuego sin miedo
Entrego todo, confío
Bebo de la fuente de vida
Conozco la danza espiral
Peregrino, enciende el fuego
Agradece tu vida, entra al centro
Descubre la belleza en todos los reflejos
Búscame dentro, soy tu luz, soy el faisán



Los abuelos Kutz, nos enseñan a soltar el miedo y las limitaciones del disfraz de la forma, a entrar al fuego en total confianza, y desde el centro tomar el comando.

Desde el centro, en el interior del fuego, soltamos lo que no es esencial, lo complejo se hace simple, aprendemos a confiar, caminamos en belleza, descubrimos que vamos viajando en un sueño luminoso y la belleza de todos los reflejos.

Reconocemos que toda la vida es sagrada, que dar y recibir es lo mismo. Ofrendamos, agradecemos, reunimos recursos internos, para entonarnos con el canto del universo.

En este ciclo el corazón se incendia y renacemos de nuestras cenizas, recordamos el misterio de la permanente recreación de la vida.

El 19 de noviembre se enciende el fuego nuevo, a la media noche, en el momento en que las pléyades alcanzan el centro del cielo, simbolizando el alineamiento de los seres humanos con el cosmos, la búsqueda desde el centro.

Representa la apertura de un nuevo ciclo, la posibilidad de purificarnos y renovar nuestra percepción, de actualizarnos e incluirnos en la danza espiral, en perfecta sincronía.

Abuelos faisán, mensajeros del dador de vida, su dorada luz germina lo sagrado, nos recuerda, que el fuego es una referencia de la conciencia luminosa, nos invita a despertar y cuidar nuestro fuego interno, a aprender de este ancestro luminoso, de la estabilidad de su resplandor, de la digestión y transmutación de cualquier experiencia.

Su influjo nos habla del que se crea a sí mismo, del juego de pelota y el cíclico retorno, del viaje de la conciencia por el árbol de la vida.

Para mantener el fuego encendido se recomienda la práctica del volcán que desde las entrañas, a través del aliento, mantiene despierto el fuego, lo mueve y lo expulsa por su cráter.

Se recomienda meditar en la braza y descubrir la luz y la belleza en la aparente oscuridad, se puede usar como puente lo que inspira devoción.

Durante este ciclo en el Haab o calendario solar Maya transcurren:

1. Xul del 3 al 22 de noviembre. Significa, "el que planta una semilla con sabiduría", también límite y termino.
2. Yaxkin del 23 de noviembre al 12 de diciembre. Significa sol escondido, sol verde, energía .Es el rayo verde que genera el sol al atardecer, símbolo de muerte y renacimiento, la flor encerrada en el pozo, el mantener la luz interior.

En el Tzolkin o calendario sagrado Maya (De acuerdo con la cuenta de José Argüelles)

1.Chichan, la Serpiente del 4 al 16 de noviembre. Del movimiento de la energía vital, nace la exploración del espacio y lo compartimos al entrar en sincronía con la Tierra.

Chichan, la serpiente. Se localiza en los órganos sexuales. El surco que se hace para sembrar la semilla. La visualización de su glifo sirve para problemas en vagina, pene, ovarios y testículos. 5. Corrige problemas de fatiga crónica y da fluidez a los proyectos.

2. Etznab, el espejo del 17 al 29 de noviembre. Atravesar el reflejo nos transforma profundamente, hasta recordar la lealtad al camino y al propio corazón.

Etznab, el espejo. Se localiza en la lengua. Discernimiento, el poder de la palabra, reducir la importancia de la descripción del mundo. La visualización de su glifo permite cortar, discernir y gustar de los reflejos infinitos.


0 comentarios: