El Sol y la Conducta Humana I


Surfear en la Ola Energética del Ciclo Solar 24: un Tiempo Oportuno para Balancear la Transformación Global y Personal

Desde junio pasado GCI (
Global Coherence Initiative ) ha estado probando un nuevo dispositivo sensorial. Algunos investigadores han notado la mayor intensidad de los colores en los datos obtenidos del espectrograma, debidos a la mayor sensibilidad del dispositivo. El nuevo sensor…puede detectar frecuencias ultra bajas, llamadas pulsiones geomagnéticas, de 1 a 1,000 hertz.

El Sol ha estado en el mínimo solar más profundo durante casi un siglo.

El número de manchas solares es un indicador de la actividad solar general, particularmente las salidas de radiación solar UV. Igualmente, el número de manchas se correlaciona con la cantidad de explosiones. Dicho número puede variar de 0 a 200 o más cada día. Un sol con mucha actividad de manchas solares enriquecidas incrementa la densidad del plasma en la capa superior de la atmósfera, llamada ionósfera. Recientemente han pasado semanas, en ocaciones meses, sin una sola mancha solar. De acuerdo con la NASA, esta quietud solar se ha arrastrado más de dos años, lo cual lleva a los observadores a preguntarse si el sol se estará tomando una siesta. Sin embargo, los científicos observan la reemergencia de las manchas solares y parece que el próximo Ciclo Solar 24, con duración de 11 años, comienza a levantarse. En la gráfica se aprecia el ciclo de manchas solares desde 1995 al presente y las predicciones de la NASA para el Ciclo solar 24.

Interacción entre el Sol y la Tierra.

El siguiente párrafo se basa en una conversación personal con el Dr. Friedemann Freund de la NASA

Un sol altamente active en manchas solares enriquecidas incrementa la densidad de la capa superior de la atmósfera, llamada ionósfera. La densidad es particularmente alta sobre el lado de la tierra iluminado por el sol, correspondiendo a un gran número de iones y electrones libres. Estos iones y electrones hacen que la ionósfera adquiera una gran conductividad eléctrica. La tierra gira y el campo magnético de la tierra también gira.Esto crea una situación interesante, algo semejante a un motor eléctrico: mientras que el magneto de la Tierra manda hacia abajo el plasma estacionario del lado iluminado del globo, con conductividad eléctrica, el plasma forma vórtices de corriente sobre los hemisferios norte y sur. Fluyen a 100 kms o más por encima de nosotros. Conducen varios cientos de miles de amperes. Conforme la Tierra se voltea hacia abajo, estos vórtices inducen –en un patrón de comportamiento diurno- corrientes eléctricas en los océanos y continentes. En la Tierra sólida estas corrientes inducidas producen una fuerza que empuja la corteza de la Tierra hacia diferentes direcciones, dependiendo de la hora del día. Integrada sobre secciones de la corteza terrestre que se comportan como plataformas rígidas, estas fuerzas pueden llevar energía equivalente a temblores de magnitud 5 o más. Cuando las explosiones solares llegan a la Tierra, impactan la ionósfera, la deforman y provocan niveles muy altos de ionización. De esta manera, llevan grandes corrientes hacia la Tierra sólida y también grandes fuerzas.

Lo que se describe aquí es una interacción fascinante entre el Sol y la Tierra, mediada por la ionósfera. Las fuerzas producidas por la Tierra sólida pueden sentirse donde sea, en todos los continentes. Siguen un patrón diurno, un patrón vinculado a las estaciones naturales y un patrón por décadas vinculado a la actividad solar. En regiones estables de la corteza continental, p.ej., en regiones sísmicamente inactivas, el efecto de estas fuerzas pueden ser sutiles y difíciles de discernir. Sin embargo, en las regiones sísmicamente activas sus efectos pueden ser vistos en su capacidad para activar los temblores de tierra. Esta activación ocurre cuando el vector de las fuerzas inducidas coincide con los vectores de estrés tectónico locales y cuando las rocas junto con algunas fallas topográficas se encuentran en el punto de estrés cercano a la ruptura. Bajo estas condiciones, las fuerzas inducidas con frecuencia son suficientes para dar el “empujoncito” más allá de límite y provocar los temblores de tierra. Las variaciones diurnas, estacionales y decenales observadas en los patrones de sismicidad en todo el mundo son, probablemente, la expresión más impactante de estas fuerzas que llegan a nosotros, en última instancia, desde el Sol.

Uno de los efectos más notorios de las fuerzas inducidas es que pueden estresar las rocas profundas hasta el punto en el que liberan grandes cantidades de conductores de cargas electrónicas altamente móviles. Estos conductores de carga, llamados hoyos positivos, pueden dispersarse a lo largo de kilómetros de piedras dispersas y salir a la superficie de la Tierra. Ahí generan campos eléctricos muy pronunciados aunque de un rango corto microscópico. Cuando estos campos alcanzan valores los suficientemente altos para ionizar los campos de las moléculas del aire, el aire comienza a llenarse de iones positivos. La comunidad médica ha sabido desde hace décadas que los iones aeróbicos positivos incrementan la actividad y los estados de ánimo del ser humano.

Traducción Faustino Ortega

1 comentarios:

  1. Anónimo says

    Ha esto se habrán referido los antiguos cuando hablaban de las Lineas del Dragón?, se supone que los templos prehistóricos se contruyeron sobre estos lugares, y si se ven desde el aire, hay lineas de confluencia antre ellos, por todo el mundo!