Q'awchi Raymi 4



5º Q'AWCHI RAYMI (Khumba Mela) - Ecuador 2010
Comunicado # 4

Amigos Espirituales:

En la confianza de que los futuros Peregrinos están poniendo en práctica las instrucciones giradas en los comunicados anteriores, y de que intercambien información de los pasos que van dando a través de Internet, les hago llegar otras indicaciones, además de puntos importantes relacionados a tan trascendental acontecimiento.

El Q’awchi Raymi es un paso audaz en apoyo a la implantación de los Postulados de la Edad del Aguador Celeste (Acuarius, el Hombre Celeste derramando el Agua del Saber sobre la Tierra) que se corresponden con las aspiraciones de las nuevas generaciones. Quienes participamos de la Obra del Maestre Avatar de la Edad Acuariana, como también de las Tradiciones Sagradas de Amerikua o de otras culturas, debemos reconocer nuestra responsabilidad y obligación hacia la divulgación e implantación de los valores culturales y postulados espirituales que han de guiar la futura sociedad planetaria. Ello incluye el apoyo al despertar de las nuevas generaciones, la orientación que necesitan para no ser manipuladas y destruidas por el materialismo decadente y sus vicios degradantes de la dignidad humana.

Las gentes están esperando guía espiritual, una voz orientadora con visión luminosa del porvenir. Una actitud constructiva, de fe en la Humanidad y en las leyes sagradas que rigen la existencia, en vez de caer en esa actitud tan común hoy, propia de mentes desorientadas: la de temer lo que pueda ocurrir en el futuro, esperando lo peor, con pensamientos negativos y sombríos acerca de los acontecimientos que vienen ocurriendo tanto a los pueblos como a la naturaleza. Todo por falta de información completa acerca de los sucesos en marcha por todo el mundo. Los medios de comunicación manipulan la información, la dan a medias o bien ocultan las noticias de sucesos positivos, se enfocan más en lo político, lo económico, la violencia, dejando de lado lo humano, alimentando por conveniencia la neurosis colectiva. No hay que hacer caso a los agoreros, que ahora disfrazan sus amenazas con datos científicos incompletos. Como algunos bíblicos, que escogen los pasajes del libro sagrado que le convienen a su prédica, dejando de lado los que no se ajustan a sus intereses sectarios.

Todo es evolutivo y creativo. La vida es un proceso ascendente. En consecuencia, todo tiempo presente es mejor que el pasado, puesto que lo incluye y lo supera, y todo tiempo futuro es mejor que el presente, por la misma razón. Dejando así de lado toda idealización del pasado y todo temor y actitudes derrotistas respecto al mañana. Así como la angustia y confusión en cuanto a los hechos del presente. Toda una falsa concepción del tiempo en esta civilización pisceana decadente, industrial y devoradora de la naturaleza, con su calendario arrítmico y fragmentado, trastornado por las mentes afiebradas de los viejos tiranos de Occidente. Se necesita restablecer el Calendario Sagrado de nuestros Ancestros.

Primero debemos retornar a una vida en armonía con la Naturaleza y el Cosmos. De lo contrario, no tendría sentido estudiar ese Calendario en abstracto, sin poder aplicarlo realmente a la vida cotidiana, no solo en lo individual, sino en la sociedad, en las relaciones humanas, en las actitudes hacia los reinos naturales. Se puede vivir de la naturaleza y a la vez con ella, no contra ella como viene ocurriendo en la sociedad industrial, destructora del ambiente, que considera la naturaleza como una fuente de materias primas para saquear, no un hogar sagrado para todos los seres vivos. Ello exige retomar y practicar las Instrucciones Originales dadas al origen a todos los pueblos. Hagamos algunas citas al respecto:

A través de milenios, los pueblos autóctonos se han comportado como guardianes de la diversidad biológica del planeta. Debemos, en esta hora decisiva para la supervivencia de todos, rescatar y acatar las Instrucciones Originales sobre cómo vivir de la manera correcta, que asegure el bienestar para todos y la continuidad de la vida para las generaciones venideras, así como el equilibrio ecológico. Es la búsqueda del camino de retorno a lo sagrado en lo humano y en lo natural. La tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la tierra, como las demás criaturas. La Humanidad nunca antes había enfrentado un colapso ecológico global, como el que ahora nos amenaza. Necesitamos el conocimiento tan sólido y duradero de la ciencia autóctona, asistido por lo mejor y más noble de la ciencia contemporánea. Se trata de la geografía considerada sagrada, donde toda vida es respetada, considerándola animada por el espíritu. Una concepción en la cual no hay separación entre lo técnico y lo espiritual, donde todos los seres y sus comunidades están entrelazados, emparentados, mutuamente interdependientes. Sus Instrucciones son bien sencillas: cultivar la gratitud, practicar un sentimiento de reverencia por la comunidad y por la Creación entera, y disfrutar de la vida sin dañar a otros.

Las Instrucciones Originales nos recuerdan que la inteligencia no está limitada a la gente, sino que subyace en el mundo natural y en el vasto misterio del universo, mucho más allá de toda humana comprensión. La humildad debe ser nuestra permanente divisa y compañera.

Las Instrucciones Originales ensalzan nuestra interdependencia e interconexión con la diversidad de la vida y de unos con otros. Nos ayudan a recordar lo que somos realmente, que todos somos indígenas, autóctonos de algún lugar determinado desde no hace muchas generaciones. Nos invitan a retornar a lo ab-origen, a nuestro común hogar, la Madre Tierra. Éste es el ojo de la cerradura por donde debemos deslizarnos. Tenemos que hacernos muy pequeños para lograrlo.

A diferencia de muchas profecías clásicas, orientales y occidentales (Eurasia), las profecías indígenas no giran necesariamente en torno a un profeta. Tal vez un profeta nos trajo la enseñanza, pero el énfasis se pone en el mensaje, y en la comunidad o sociedad que ha preservado el mismo, y no en el mensajero. Las profecías son a la vez un modo de recordar y de mirar hacia adelante. Registran eventos del pasado y proporcionan lecciones y advertencias para cambios potenciales que trae el futuro. No predicen, sino que delinean las probables consecuencias de violar las leyes naturales, de no hacer caso a las Instrucciones Originales.

“La gente indígena no nos consideramos separados del ambiente: nosotros somos el ambiente.” Ellos han tomado sobre sí la responsabilidad de ser los protectores de algunas de las últimas tierras y aguas sanas del planeta, y también de algunos de los lugares más diezmados (minados, bombardeados, contaminados y afectados por presas artificiales.) Muchas culturas autóctonas consideran que el centro del universo o el corazón del mundo se encuentra, literalmente, en el patio trasero de sus comunidades. Cuando alguna gente cree que “hay un solo lugar” que es sagrado o que hay “un solo camino correcto”, es cuando la tendencia hegemónica o imperial levanta su horrible rostro y las sociedades se trastornan en medio de conflictos sociales y guerras.

El conocimiento ecológico tradicional es el primero y más práctico para lograr la supervivencia, y no algún tipo de entrenamiento místico en pro de la trascendencia. Pero, por otro lado, algunos grupos indígenas han cometido y cometen errores ecológicos, bien sea por fuegos provocados que escapan a todo control, por la cacería excesiva de animales, o más recientemente, permitiendo el depósito de desechos tóxicos en sus tierras. Adicionalmente, el trauma de la colonización, asimilación y de la extrema pobreza en medio de escenarios industrializados ha empujado a muchos nativos a “americanizarse” en el sentido del materialismo, el consumismo, el confort artificial, el individualismo, como tantos millones de ciudadanos, condicionados así para olvidarse de la tierra y de sus parientes no humanos. Muchos dirigentes indígenas aceptan dar prioridad a casinos, campos de golf y resorts, en vez de la agricultura tradicional, el uso sustentable del suelo y los centros culturales propios. Contradicen así su herencia ancestral y perjudican a su pueblo.
(Esta página anterior es traducción y versión de algunos párrafos iníciales de la obra Original Instructions. Indigenous Teachings for a Sustainable Future, por Melissa K. Nelson, Bear and Co., 2008; se trata de una recopilación de ponencias presentadas por interlocutores indígenas que participaron en los Encuentros de Bioneros (un movimiento fundado en 1990 para presentar soluciones definitivas a los problemas que hoy enfrenta la Humanidad según el llamado urgente lanzado por científicos de avanzada: la Humanidad necesita cambiar la manera de vivir para evitar una catástrofe ambiental global que es inminente.)

Los hopis creemos que la raza humana ha pasado por tres diferentes mundos y maneras de vivir desde el principio. Al final de cada mundo, la vida humana ha sido purificada o castigada por el Gran Espíritu, Massauu debido principalmente a la corrupción, codicia y a alejarse de las enseñanzas del Gran Espíritu. La última y enorme destrucción fue la del diluvio que acabó con todos, excepto unos pocos fieles que pidieron y recibieron permiso del Gran Espíritu para vivir con Él en la nueva tierra. El Gran Espíritu les dijo: Depende de ustedes el estar dispuestos a vivir mi pobre, humilde y sencilla manera de vivir. Es algo duro, pero si están de acuerdo en vivir según mis enseñanzas e indicaciones, si nunca abandonarán la vida que les estoy ofreciendo, pueden venir y vivir conmigo. Los Hopis y todos los que fueron salvados del gran diluvio hicieron una alianza sagrada con el Gran Espíritu en aquel momento. Los Hopis hicimos el voto de que nunca nos alejaríamos de Él. Para nosotros las Leyes del Creador nunca cambian ni se transgreden.

Para los Hopis el Gran Espíritu es todopoderoso. Él se aparecía a ese primer pueblo como un hombre y hablaba con ellos al comienzo de la creación del mundo actual. Él nos enseñó cómo vivir, adorar, adónde ir y qué alimento tomar, nos dio semillas para sembrar y cosechar. Nos dio un juego de tabletas sagradas de piedra en las cuales Él respiró todas las enseñanzas para resguardar su tierra y la vida. En estas tabletas de piedra se grabaron instrucciones, profecías y advertencias. Esto se hizo con la asistencia de una Mujer Araña y de sus dos nietos. Ellos eran sabios y poderosos ayudantes del Gran Espíritu.
(Esta cita está tomada y traducida del Mensaje a la Humanidad del Jefe Hopi Dan Evehema.
Es una alusión a las Instrucciones Originales que todos los primeros pueblos autóctonos recibieron al comienzo para vivir y caminar de manera correcta en los jardines de la Madre Tierra.)

La conclusión es evidente: debemos retomar las Instrucciones Originales y vivir conforme a ellas, sin el peso de tantas teorías, ideologías y técnicas que confunden las mentes y desorientan a los pueblos, sin ningún beneficio duradero y compartido con todos los sectores sociales. El Venerable Maestre Avatar, S. R. de la Ferriére., afirma que una de las características más distintivas de la Humanidad Acuariana, es la vuelta a la naturaleza: como un despertar de la conciencia colectiva, multitudes en vacaciones escapan a la vida urbana artificial, hacia playas, montañas y otros escenarios naturales. Antes, lo mejor era vivir en el centro de las ciudades, ahora lo deseado y elegante consiste en residir en las afueras, rodeados de naturaleza. Es solo un movimiento inicial, un primer paso hacia el retorno a la armonía original, al mítico Edén, al paraíso terrestre, Obra del Dador de la Vida, obra digna de respeto, admiración y preservación. Pero, como dice el sabio chino Lao Tse: un viaje largo empieza con un paso corto.

La naturaleza es el libro sagrado por excelencia, sus páginas siempre están abiertas para todos, escritas con luz, el lenguaje de la vida, sin manchas de tinta y sin el peligro de traductores, exégetas, intérpretes, ideólogos; saltando por encima de ellos, podemos ir a la fuente directa, si nos tomamos el trabajo de cultivar y desarrollar los cinco sentidos para oír, ver y palpar el espíritu que preside todo cuanto existe. Igual podemos decir del Libro de los Cielos, el Zodíaco, cinturón estelar por donde se desplaza nuestro sistema solar. Entender así ese lenguaje primordial, madre de los idiomas humanos, sonido creador en todo comienzo: “En Principio es el Verbo, y el Verbo es con D.I.O.S….”Tema de Meditación de los Ancianos para hoy:

EN EL COMIENZO hubo Instrucciones… Consistían en llevar una vida buena y en ser respetuoso de todos los seres y de todas las cosas. (Vickie Downey, TEWA/Pueblo Tesuque.)
Hace mucho, mucho tiempo, al comienzo, el Creador dio a todos los pueblos y a todas las cosas, la Sabiduría y el conocimiento necesarios para vivir en armonía. Algunos pueblos llamaron esas enseñanzas Las Instrucciones Originales, o las Grandes Leyes. Todo en la Naturaleza sigue viviendo y sobreviviendo de acuerdo a tales enseñanzas. En nuestros tiempos, los seres humanos andan en busca de esas Instrucciones. Unas cuantas iglesias proclaman que ellas las tienen. Pero, ¿dónde están esos conocimientos? Las Instrucciones están escritas en nuestros corazones.
Gran Espíritu, hoy susurra en mis oídos los secretos de las Instrucciones Originales.

INSTRUCCIONES PARA PARTICIPAR DINÁMICAMENTE
EN LA RUTA HACIA EL Q’AWCHI RAYMI EN LOS ANDES:

1.Llevar el Diario del Peregrino por 9 meses a partir del Equinoccio, sept. 21, 2010: registrar cada sábado las actividades realizadas diariamente como preparación y entrenamiento personal para ser un auténtico Peregrino: la manera en que ha actuado para superarse afrontando las relaciones y situaciones en pensamientos, sentimientos, palabras, actitudes y toma de decisiones; relaciones humanas en el hogar, trabajo, amistad, sociedad; la relación con la naturaleza; la relación con el cielo (como, por ejemplo, el Saludo al Sol al amanecer, al mediodía y al atardecer como se indica en el manual del Rito Cósmico); el apoyo a soluciones concretas ante la crisis ambiental; la responsabilidad ejercida como protector de la naturaleza y de la infancia; el acercamiento a las comunidades autóctonas y a sus dirigentes espirituales y culturales; el cuidado de la salud y el incremento del nivel de vitalidad y energía; otros hechos importantes. Este diario es un requisito imprescindible para asistir al Q’awchi Raymi y para participar en eventos previos al mismo.


2.Participar en los Peregrinajes menores a realizar en cada región o país, hacia lugares de poder en la naturaleza y hacia los centros ceremoniales ancestrales, bajo la guía de los Ancianos espirituales autóctonos. Se trata así de activar la energía sagrada de esos sitios, de acuerdo a la geografía sagrada, para ir creando la red energética sutil que tendrá como centro la zona ecuatorial en Los Andes centrales. Y también para fortalecer la energía sutil de los participantes.

3. Ayudar a organizar en su localidad, un comité coordinador de actividades pro Q’awchi Raymi. Se deben incluir los estudios necesarios para comprender la Tierra como un organismo vivo, inteligente, y el ser humano como un factor necesario para mantener la armonía natural. Así mismo, la ubicación de la Tierra en el sistema solar, y otros temas importantes para asumir la responsabilidad del Peregrino en su tránsito por la ruta sagrada.

4.Cada comité o persona dispuesta, debe mantenerse en contacto con el comité central en cada país, que ha de estar ubicado en la ciudad capital, para un mejor desarrollo de los programas propios de este evento: Los Peregrinos de cada país dispuestos a asistir al Encuentro en Los Andes es preferible que viajen juntos, poniéndose de acuerdo con suficiente tiempo.

5.La participación de personas y grupos en cada país y región será iniciativa y responsabilidad de quienes se decidan a actuar, sin esperar instrucciones ni autorización. Se debe comprender que es un movimiento de la Humanidad, no de ninguna institución o grupo particular, sino de un sentimiento de comunidad, de solidaridad, de intervenir dinámicamente en la búsqueda de una puerta de salida, de soluciones equilibradas, a las crisis sociales y naturales de estos tiempos de transición hacia la futura civilización planetaria: la Humanidad como una sola gran familia, sin fronteras como abismos de incomprensión y discriminación, sino como puentes de encuentro, de diálogo, de convivencia. Quienes no asistan, pueden apoyar desde su lugar de residencia durante los días del Encuentro, de acuerdo a instrucciones que se enviarán más adelante.

Quiero terminar con una cita de un Anciano de Bolivia, descendiente de la cultura inca.
El Inka Wiraqocha llegó a Puno, tierra de los Qollas, reuniendo a la gente para realizar una ceremonia en el mes de Qhapaq Raymi. El 2º día le anuncia un Amauta
[1] Kamayoq las siguientes profecías:
Dicen que se oscureció el cielo, llovió, se aclaró, y al final salió el arcoíris; allí parado sobre una roca, viendo al Este, el Inka dijo, levantando los brazos en alto: el siguiente Pachakuteq
[2] será de mucho más pena, asesinarán al Inka gente muy mala, le cortarán pies y manos, separarán la cabeza del cuerpo, desparramarán hacia los 4 caminos; dormirá el Inka hasta otro Pachakuteq, se unirán brazos, manos, piernas y cabeza, se levantará hasta ponerse de pie y empezará a caminar. Allí será el retorno del Pachakuteq de Luz, volverán las sabidurías para todos, tienen que saber guardar esto para comunicar a hijas e hijos lo que les acabo de anunciar.
Cuando se habla del corte de los brazos o de la separación, también se está hablando de la destrucción del Tawantinsuyu
[3]; de hecho fuimos separados en nuevas repúblicas, hemos quedado divididos en diferentes nuevos países. Esta profecía previó el cumplimiento de la separación y destrucción del Tanwantinsuyu, de la desintegración a nivel físico, y del ser humano en la persona de Tupac Amaru, su esposa e hijo, y 38 seguidores más que murieron descuartizados como escarmiento. Se dice, entonces, que hay que guardar esta sabiduría y que con el tiempo se unirán los brazos del Inka, que se pondrá de pie y empezará a caminar… Es eso lo que hoy ocurre, que estábamos separados dentro de las nuevas repúblicas y hoy en día tenemos reuniones, encuentros, donde hay un nuevo despertar, nos reconocemos hermanos dentro del Tawantinsuyu, hasta romper las barreras que los Estados nos impusieron. Esto es el cumplimiento, no es el Inka en persona, pero hombres y mujeres con sabiduría nos estamos haciendo el traspaso de este conocimiento, inclusive recuperar nuestra lengua y nuestras ceremonias. Es el nuevo amanecer, el nuevo despertar, el cumplimiento del Pachakuteq. (De la obra “Profecías Incas. Asombro y sabiduría en épocas de cambio. Un diálogo revelador con Ancianos andinos que rompen un silencio de 500 años. Ciencia vs. Tradición, según el Tayta Carmelo Sardinas Ullpu. “ Por María Monachesi, Ed. Kier, 2008)

Los siguientes trabajos ya no serán a modo de comunicado sino de mensaje, y se intitularán: “Chasqui, El Mensajero de Los Andes y el Amazonas.
Con la esperanza puesta en todos ustedes, Buscadores de la Verdad, Caminantes por las Sendas del Espíritu, de que lograrán, lograremos, unir todos los ideales, búsquedas, caminos y credos a lo largo de la marcha hacia las alturas sagradas de las cumbres nevadas de Los Andes, los nuevos (y antiguos) Himalayas espirituales, me despido por ahora con el saludo tradicional Maya:
¡PASH… IN LAK’EH… AL LAK’EN…!

Rector de la OrdenT.A-O Domingo Días Porta
Desde el Monasterio Iniciático Maya
Zirahuén, Michoacán, México
Septiembre 13 de 2009
Aquiamerikua.net


[1] Amauta: sabio.
[2] Pachakuteq: ciclos de 500 años más o menos; aquí se refiere al 9º que empezó con la invasión del Perú (siglo siglo XVI) y terminó a fines del siglo XX).
[3] Tawantinsuyu: la Federación Inka de pueblos y naciones; de tawa: cuatro, y suyu: regiones: la sociedad de las 4 regiones: Este, Sur, Oeste, Norte; en sentido profundo: la fraternidad universal, como lo expone el Dr. De la Ferriére en su obra “Los Grandes Mensajes.”

0 comentarios: