La Cultura del Bajío


Hoy se rompen paradigmas en la tierra del Bajío, en el ombligo de México, donde el Cristo del Cubilete, la minería, José Alfredo Jiménez, Jorge Negrete, Los Leones de la Sierra y el mismo padre de la patria Don Miguel Hidalgo y Costilla nos han legado la historia y rumbo de esta región del País.

A partir del año 2000 se iniciaron trabajos de reconstrucción en la que es considerada hasta el día de hoy, la zona arqueológica más grande del occidente de México: ‘Peralta’. Localizada a 7km. de la ciudad de Abasolo, Guanajuato, ‘Peralta’ nos revela un obsequio ancestral que se suma a las maravillas arquitectónicas milenarias que hoy podemos disfrutar en México.

Su época de florecimiento y esplendor se dió del 600 A.C. al 200 D.C. y su principal característica es la construcción de patios hundidos, patios ceremoniales que se hunden unos debajo de la tierra, propiciando el abrazo de la madre y recibiendo las ofrendas en sus entrañas.

‘Peralta’ está flanqueada por el río Lerma en lo que fue una región lacustre y su montaña cuenta con 46 edificios aproximadamente, de los cuales apenas 3 de ellos han sido reconstruidos; además existen yacimientos de obsidiana lo que dan cuenta del poderío económico y militar de sus pobladores, ya que con ellos se fabricaban armas cortantes, puntas de lanza y flechas. Cuenta con un templo y observatorio solar y una plaza ceremonial que mide una hectárea en su basamento.

‘Peralta’, junto con ‘Plazuelas’ de Pénjamo, la ‘Cañada de la Virgen’ de San Miguel de Allende y el ‘Coporo’ de Ocampo, dan al estado de Guanajuato el honor de haber alojado a la que hasta ahora se conoce como ‘La cultura del Bajío’.

A pesar de que los trabajos de estudio e investigación en Peralta apenas comienzan, ya se le compara con otras importantes ciudades prehispánicas, por lo que debemos esperar nuevos frutos dentro de nuestra rica herencia cultural mesoamericana.





Pirámides de Peralta 2: video

Pirámides de Peralta 3: video

1 comentarios:

  1. Jorge Gasca says

    Se agradece la contribución Josè Luis.... ¡Síguele!