Diálogos de Rapa Nui



Por Manuel O'Brien
Circulo Tolteca de los Andes
Santiago de Chile 11 de junio del 2009


Hombre Isla, Mujer Tortuga

Necesitas dos, cuatro días para entrar. Los guardianes están atentos – desde tiempos inmemoriales - y generan los espacios para quien hace el esfuerzo del respeto por las distintas fuerzas. La ofrenda para el espacio sagrado – tortuga de mar – tiene abiertas las puertas a quien comprende que las razas, tierras y espíritus son la clave para entrar en el misterio, aún cuando no sean concientes de esta tríada los mismos habitantes. Los ahu-moais, comunión de la energía masculina y femenina, generan una franja de protección sobre las familias-comunidades habitantes del lugar desde los tiempos de Hotu Matua. Cada espacio sagrado, reproduce la historia sagrada del linaje de la sangre. Cada linaje de sangre, reproduce la lengua y el canto antiguo. Cada canto, danza, reproduce la forma del espíritu encarnado en la piedra.

“Yo nací en una cueva” decía la Tía Isabel con ojos brillantes y sonrisa. “Nací en una cueva, a oscuras, cuando este lugar no conocía de farmacias ni pastillas” “Rapa Nui tiene una energía celosa, se mueve como las mareas, y lo que nace acá es de acá”… “Mira la foto de mi hijo, fue infante de la marina, creció en el continente, tuvo por allá su vida pero la Isla lo reclamaba, nunca pudo volver en vida y murió joven… por las antiguas tradiciones todo mi rezo y todo lo que sé es para levantar a las familias… desde el fondo de los volcanes se rescataba la medicina tradicional, la cantera del fuego tiene los espíritus antiguos… en el Rano Kau se ofrenda un pollo o un ave, preparado con hierbas y se cierra con un lazo de 8 nudos. Este debe ser cerrado y cada uno de los participantes debe beber el agua que emana de una pequeña cueva a los pies del lago que descansa en el cráter… ya algunos temen tomar esa agua, pero ahí está la medicina en la piedra goteando… luego le puedes pedir a los espíritus de Orongo por la Tradición de la Sangre, de la familia y dejar ese pollito con sus humos para los que habitan ahí..”

“Por tradición el primer hijo hombre reproduce la llegada del mismo Hotu Matua desde Hiva… niño, hazme caso, cuando tengas un hijo, que uno de sus nombres sea de la Tierra donde nace. De esta forma los guardianes del espacio físico sagrado donde nace la criatura lo reconocen y le entregarán protección… no sé si tu estarás allá por el continente cerca de los Aymaras, Quechuas, Mapuches, pero busca un nombre de la zona, aún cuando no sea de tu etnia o creencia. La tierra no reconoce la creencia, reconoce la resonancia de su vibración en las palabras”… “Por acá los espíritus antiguos, que están presentes pero ya no los ven por que no saben como llegar a ellos son el poder del Tiburon, la Tortuga y el Pulpo. Son los 3 abuelos de nuestro pueblo aunque algunos no lo recuerden… por ejemplo tienes la ceremonia que se le debe al primer niño hombre, se hace por el amanecer… debes llevar al niño y un hombre grande, simbolizando el tiburón, debe traerlo en brazos desde el mar en Anakena, con los brazos abiertos sosteniendo a la criatura sobre sus brazos abiertos… el agua de mar no le hará mal al pequeño, al contrario, lo fortalece… reproducimos la forma en que llegó Hotu Matua a las orillas y luego debe recibirlo su madre-tortuga a orillas para cantarle y darle su nombre… por eso cuando vienen a nuestra fiesta en el Rano Kau a competir para la Tapati, les pido el nombre a cada uno de los participantes – Carlos, Pedro, Juan, - me van diciendo uno a uno, y al oído les doy el nombre que el Volcán me indica para reproducir el espíritu de lo Sagrado en cada uno de ellos…”

“Una vez estuve en el continente con otros indígenas de Chile… fue bien particular” – señaló Don Alberto compartiendo con nosotros. “Veía como los aymaras y mapuches tiraban comida y vino a la tierra antes de comer…¡¿Cómo querían que yo hiciera eso?! Si para nosotros la Tierra no es una Madre, la Tierra es una Placenta que nos da a sus hijos todos sus alimentos… una Placenta en la cual estamos flotando… para mi cultura no es respetable tirar cosas a la Tierra, ella no quiere nuestras cosas, está ahí como Placenta para que seamos felices no para que le tiremos porquerías…” “En ese encuentro estaban algunos mapuches y aymaras.. y había un mapuche, Aucán, que nos decía: - Esta Tierra nos pertenece, llevamos muchos más años acá que los huinkas, usted que es Jefe de su pueblo Rapa Nui, debería organizar a su gente y los aymaras también… para que nosotros seamos dueños de Chile, y sea esta Tierra nuestra nación indígena… - “¡¿Qué se habrá creído este hombre engreído?!!…” “Para la sorpresa del señor Aucán, yo le dije: - “Bueno y supongo que usted espera ser presidente de Chile?? Si ni si quiera ha sabido organizar a su gente mapuche, a sus comunidades para estar en Paz y quiere ser presidente… primero preocúpese de su pueblo que anda haciendo la Guerra desde hace 500 años y todavía no aprende a sembrar la Paz en los pueblos, ¡Si ser presidente no es un chiste!…”

“…Es que la gente es muy fresca… si imagina que el otro día se me acercó una niña, que vino del continente a vivir a la Isla, y se casó con un Rapa Nui… y me preguntaba ¡¿Qué vamos a hacer con tantos continentales en la Isla?! “¡Recibirlos pues! La gente se olvida de donde viene, y enjuicia como si la Tierra fuera suya… si estamos acá con un cuerpo que Dios nos ha prestado!!” “Make make, el Dios antiguo, es el mismo Dios de los valores cristianos, solo que la gente más radical de la Isla no sabe ver que el Amor es igual en toda creencia…” “Miren.. y yo se los cuento solo para que sepan… en mis tiempos las cosas eran distintas… por toda esa invención de la Lepra, los Rapa Nui no podíamos ir al continente, nos trataban como Perros en mi tiempo… de joven, yo tuve que viajar escondido por 2 semanas con la mitad del cuerpo bajo el agua en unas redes de un Barco para poder ir a Estudiar al continente… y allá tuve que esconder mi apellido y mi procedencia… ¡Pero esos eran otros tiempos! Entonces que una niña rubia que vive en la Isla o un Señor con ansias de poder me vengan a decir que tienen la capacidad de decidir quien está bien o está mal, que alguna gente es distinta a otra y merece o no merece algo, perdóneme la palabra, pero es una estupidez.”

“La Isla está acá para recibir a quien venga a aportar algo. Ya pasaron los tiempos de la diferencia, de la exclusión. Imagínese, si yo viviera con ese rencor por todas las cosas que le han hecho a mi pueblo… no terminaría nunca de odiar, y dejaría de Amar lo que tengo frente a mis ojos, si la vida es tan Linda”… “Ahora en este tiempo estoy pensando en un proyecto de sustentabilidad marina para hacer de Rapa Nui un centro de alimentación en vistas de la gran hambruna mundial que viene a Futuro. Imagine que la Isla tiene territorio rodeado por el mayor patrimonio de Mar Mundial… ¡¿Cómo no vamos a ocupar esto de forma inteligente?! Si he visto a los Japoneses que están haciendo cultivos donde una especie pequeña comienza a traer las más grandes para reproducir un ecosistema marino capaz de sustentar con alimento y biodiversidad equilibrada…” “Es que no sabemos utilizar algo tan simple, la inteligencia… no se trata de depredar el Mar, si no de hacer comunión con él… tantos frutos tiene para entregarnos… pero no somos capaces de detenernos y generar cadenas marinas de reproducción… ahora sacan unos pescados pequeños, de bebés… ni alcanzan a tener tamaño para dar alimento a una familia…”

“Una vez estuve en otro encuentro mundial, para esa cosa de las Maravillas… y estaba conversando con un Ministro o algo así… un señor chino. Él me decía que la Muralla China era una maravilla única… yo le dije, ¡¿De verdad cree que es una maravilla?! Yo creo que es una simple construcción, y se lo puedo demostrar con simple matemática, ¡Yo sería capaz de hacer su Maravilla en 5 días!… en ese momento el señor Chino me miró un poco extrañado, y accedió a escuchar con mirada desafiante… yo le dije… Mire señor, tome a 1/9 de la población que tiene y entréguele un ladrillo con herramientas… luego pídale a cada uno de esos chinos que ponga un ladrillo sobre otro, y le aseguro que en 5 días estaría lista su muralla… ¡¿Sabe lo que realmente es un Misterio?! Vaya a Puna Pau, donde estaba la cantera de los gorros que tienen los Moai, y vaya a buscar la pieza completa del Moai hasta la cantera de Rano Raraku, y luego traslade el Pukao y el cuerpo de 15 metros de alto hasta el Ahu de Tahai, y levántelo ahí en una pieza, sin romperlo… luego coloque el Pukao sobre su cabeza… ¡¿Tiene una solución fácil con ingeniería o matemática? !… Ni con todos sus chinos juntos podríamos asegurar que llegaría en una pieza, sin trizas, a su altar… En ese misterio, en esa magia, está la verdadera Maravilla”

5 comentarios:

  1. Jorge Enrique Gasca says

    Manu:

    Gracias por tu magnífica contribución.

    Por favor mándame los correos de las personas del Círculo Tolteca de los Andes que quieran ser autores en el blog para invitarlos.

    Saludos desde México


    Caminante del Sur says

    Gracias a tí por la posibilidad de compartir el corazón expresado en las letras con más personas.. en breve te envío los correos.

    Saludos desde el Sur.


    Jorge Enrique Gasca says

    jegasca06@hotmail.com

    jorge.gasca@procomi.com


    Jesus Carlos Castillejos says

    Una faceta del cristal en donde se aprecia que toda apreciación es relativa...para que no nos casemos con las apariencias es necesario desnudar los reflejos...y desnudo el reflejo emana el el Amor.
    Gracias por las noticias del Sur.


    sebastian says

    Los rayos del sol tolteca sureño se bañan en las olas del mar ancestral, mar de visiones y ocurrencias de los viejos. Vea cómo les nace el vaporcito narración, cómo nos trepan a la nube de historias no escritas hasta ahora. Desde ahí, desde tu barca ancestral, el Sur se ve y se oye cercano, amoroso, lleno de misterio.