Septima semilla

SIETE

La mujer o encauzadora de caminos es como un río puro y cristalino que no deja de fluir por su cauce. Es digna de confianza porque su rostro es transparente y pleno de sabiduría. Provoca encuentros con uno mismo, encuentros que causan a veces confrontaciones y pequeños sinsabores para comprender las cosas. Ella es digna de confianza y sabe cómo ayudar en los tropiezos del camino. Ella también es la luz de la esperanza y hace sentir esperanza a los demás.

Séptima semilla: Hoy amanezco y confío en mi persona. Sólo lo verdadero puede ocurrirme. Las pruebas de hoy son lecciones que me enseñan a ser mejor persona cada día.

Pronuncia varias veces, con suavidad y en voz baja las Palabras:

Chal…chiu…tlicue…

0 comentarios: