La tortuga / Leyenda Zapoteca


Cuando bajaron las aguas del diluvio, era un lodazal el valle de Oaxaca. Un puñado de barro cobró vida y caminó. Muy despacito, caminó la tortuga. Iba con el cuello estirado y los ojos muy abiertos, descubriendo el mundo que el sol hacía renacer.

En un lugar que apestaba, la tortuga vio al zopilote devorando cadáveres. -Llévame al cielo- le rogó-. Quiero conocer a dios.

Mucho se hizo pedir el zopilote. Estaban sabrosos los muertos. La cabeza de la tortuga asomaba para suplicar y volvía a meterse bajo el caparazón, porque no soportaba el hedor.

-Tú, que tienes alas, llévame- mendigaba. Harto de la pedigueña, el zopilote abrió sus enormes alas negras y emprendió vuelo con la tortuga a la espalda. Iban atravesando nubes y la tortuga, escondida la cabeza, se quejaba:

-Qué feo hueles! El zopilote se hacia el sordo. -Qué olor a podrido- repetía la tortuga.

Y así hasta que el pajarraco perdió su última paciencia, se inclinó bruscamente y la arrojó a tierra. Dios bajó del cielo y juntó los pedacitos. En el caparazón se le ven los remiendos.

______________________________________________________

Publicado por:
Eduardo Galeano, Memoria del Fuego I, Siglo XXI Editores, México, 1991.

4 comentarios:

  1. Anónimo says

    Se la leí a mi hija de 7 años y le ancanto. Igual que a mí.


    Anónimo says

    dcasdfdsgdfghfghgbhgbhggfdhgfhfhfbgdsgoiuqwioryqwyetgqwegdfewgtfuywetfuydshfqewudfhscfgecdefuewdsgfklewhkfgwejhegfskhdgefewfewdsefgdegfyuegfriyerfyeftetdfdgdfjdqwedsfewdfewyferdfeydfetywtfewettetrfewgduiweuilfiueriugferiugeriufegrfergyferfeyrtfewjliefgewqfguewgrfjerhfkerr4geriugtergfergierghretrethertertheriuoterwgtewytrhewrgtfdetgertwiherthrgghtrgftrghfgyhgbukyrfvbhgbgtrgbutrhugberr34trert45thhhhtr5rere


    Anónimo says

    estubo conganas la historia con esto no me pondran reporte


    Anónimo says

    Me gustó la historia es original