Decima semilla

DIEZ


La mujer, la señora, la madre del Sol, conoce el sonido del silencio y el canto que el silencio entreteje en el vientre de los seres luminosos. Sabe mirar, sabe ver a las personas, las mira y las conoce, las comprende; las ayuda a que ellas mismas abran sus ojos y escuchen la verdad. Ella sabe ver, ella sabe escuchar y todo lo reflexiona con el corazón de la verdad. No sabe mentir, no manipula. Sus pasos, su palabra, son agradables a la Madre Tierra y al Corazón del Cielo. Por eso es buena guía en los caminos de la vida, por eso desarrolla su intuición mágica y la pone al servicio del Amor. Ella es ventana que se abre para que otros vean y elijan volar.

Décima semilla: Yo soy la mujer guía, enseño el camino con amor; enseño a escuchar, enseño a ver el mundo.

Pronuncia varias veces, con suavidad y en voz baja la Palabra:

Itz…papalotl

0 comentarios: