Kayapó


Los kayapó hasta sus primeros contactos con el hombre blanco fueron una tribu guerrera muy temida por el resto de pueblos que habitaban los territorios del Mato Grosso en el Alto Amazonas, vagando por un territorio muy extenso, desde los ríos Xingu al Tapajos.

El gobierno de Brasil logró “pacificarlos” con muchos problemas entre los años 40 y 50, pero incluso en la actualidad los Kayapó le siguen dando muchos problemas al gobierno, pues sus territorios han sido y continúan siendo expoliados por multinacionales madereras y petroleras, siendo muy frecuentes los choques con quienes se aventuran a agredir su medio natural.

En una extensión en medio de la Selva del Amazonas comparable a un país como Bélgica, malviven unos pocos miles de Kayapó acosados por el "mundo civilizado" y asistiendo a la destrucción paulatina de su entorno natural.

Como otros grupos étnicos, usan ornamentación en sus cuerpos, como pinturas corporales hechas con dibujos geométricos en tonalidades de rojo y negro y unos discos que se colocan los hombres en el labio inferior.

El círculo fue considerado por los antiguos como una figura perfecta, indicadora de la divinidad, y los Kayapó no podían ser menos: es un símbolo dominante en sus rituales. Para ellos los recorridos del Sol y la Luna son circulares, sus rituales y danzas se basan en círculos. Los muertos son introducidos en huecos circulares que miran al este, rodeados de sus pertenencias.

Las tribus amazónicas tienen historias míticas relacionadas con su origen y los Kayapó no son ninguna excepción. Por supuesto, tienen sus particularidades.

Entre sus mitos hay explicaciones para el origen de los nombres personales y de las ceremonias. La agricultura que utilizan es, según ellos, un regalo que fue dado a sus antepasados por la hija de la lluvia, Nhak-pok-nhak-pok-ti, que en la cosmogonía de los Kayapó es representada por el planeta Venus. Hay una historia que relata que aprendieron a comer maíz enseñados por un "Espíritu". El maíz es una fuente importante de alimentos para el pueblo Kayapó y su cosecha es motivo de una de las festividades más importantes que celebran.

Los sabios y ancianos de la tribu creen que en un principio los Kayapó vivieron en un nivel más alto -es decir, en el cielo- y cuando sus antepasados vinieron originalmente a descender a la Tierra, dejaron algunos de ellos detrás. En la noche esta gente encienden el fuego para mantenerse calientes allá en su mundo; y son a ellos a quienes desde la tierra los kayapó pueden ver como estrellas.



Encuentro de Xingu- mayo del 2008
Filmado por: Fizzmore Photografy and Rainforest Action Network

0 comentarios: