La leyenda: los pasos del peregrino


Cartografía sacra para el que la sabe escuchar. Propuesta dramática de trabajo para el que la sabe leer.

Camina todos los días a tu lado, nada de ella se pierde. Si la encuentres en el cruce de caminos, en las sincronías del presente, adórnala con los colores del tiempo y del contexto que tienes en suerte vivir.

La manera de interpretarla y nombrarla cambia de tiempo en tiempo y de pueblo en pueblo. Incluso, cada ser humano le da un toque carismático especial, aun cuando el mensaje en esencia es el mismo.

Para los Mayas la leyenda relata y describe lo que ha venido aconteciendo desde el principio. Para ellos el tiempo es una constante dimensional que puede ser multiplicada, hasta incluir medidas astronómicas: un segundo, un minuto, una hora, un día.... un año cósmico, resumen la historia de la evolución del Universo.

Los viajes en el tiempo son una costumbre de los chamanes sabios de todos los pueblos del mundo. Atrapar el tiempo, mover el tiempo para conocer la leyenda de tu vida es un arte que se enseña en los círculos de la medicina de América.

La leyenda se cuenta, se canta, recorre tus sentidos y la conciencia despierta. Una forma de percibir que arrasa, destruye, acomoda y reordena surge completamente nueva. Con frecuencia el aprendiz no alcanza a comprenderla y precisa de un tiempo para afinar los sentidos. La afinación puede resultar desgarradora y dolorosa.

Los recuerdos afloran mientras te aproximas al lugar y tiempo del Universo que te corresponden.

0 comentarios: